sábado, 18 de mayo de 2013

Un paseo con los ojos pequeñitos

Llovía. ¿Por qué siempre llueve en las despedidas?
Yo también llovía, en modo otoño, lentamente y mojándome en silencio.
Arranqué el coche sin un destino en mente y dejé que fuera él quien me encontrara a mí. Por eso puedo decir que fue el destino o quien quiera que ese día manejaba mis hilos quien quiso que el coche tomara ese desvío. Aparqué. Monótona. Lenta.

Paseo entre la primavera

Cuando el mundo pesa cierro los ojos, los dejo pequeñitos. Es un intento de desaparecer, que tiene un lado positivo. ¿Sabías que hay detalles que sólo se pueden ver con los ojos pequeños?

Espigas en modo lensbaby

Oler, escuchar, sentir, vibrar con las caricias de un frío más invernal que de primavera. Asustarte del sonido de tus propios pasos y recobrar el valor con el canto de un cuco.

Colándome en la primavera, modo "lensbaby"

Entonces es cuando de repente el mundo se colorea frente a mis ojos. Me llama, me invita a colarme y bañarme en su luz. Como por arte de magia el cielo se abre y deja asomar, por unos breves minutos, un sol intenso e inmenso. Por primera vez desde que empecé a lloverme, sonrío.

Colándome en la primavera, modo lensbaby

Me agacho a tocar la tierra. A devolverle el abrazo. Ese que hoy necesitaba y no recibí, ahora lo siento desde dentro.

Espigas de primavera

Nos guiñamos un ojo.

Espigas lensbaby

No pido deseos. No dejo nada en manos de la suerte. Pero sé que existen y se pueden pedir, con eso me vale.

Pide un deseo …

Florezco como esta sierra que amo, a golpe de color y fuerza. Peleando contra el frío que no quiere irse del todo. Se nos coló la humedad del mal en los huesos y tendremos que poner todo nuestro empeño para entrar en calor.

Flor en modo lensbaby

Ay … bendigo el paseo, la primavera, el campo estallando de color, la mirada pequeñita, los aprendizajes de vida, la lluvia que sana, la fuerza amiga que nunca me deja. Me sacudo restos de humedad.


Dehesa modo lensbaby

Y allí, escondida y vergonzosa, lo veo … la primera amapola, tímida, sí, pero con toda su fuerza despuntando entre espigas y flores que ya llevan días abrazándose al sol. Esa soy yo, pienso por un momento. Ahí estoy, por fin, resurgiendo. El frío no pudo conmigo. Parezco frágil, mira mi tallo y mis hojas como de papel, pero siempre vuelvo y lo hago con furia. Prepárate, en pocos días estaré tiñendo de rojo lo que alcance tu vista. 

Ampola lensbaby


El miércoles era San Isidro y pude dedicar la mañana a resurgir. Sola, con mi cámara y la lensbaby, que por alguna razón se ha convertido en mi lente más intimista y a la única a la permito venirse conmigo en estos paseos hacia dentro. Todo es real. Lloví y florecí. Y agradecí a mi pasión por las fotos todo el bien que me hizo en ese paseo. 

(… …) 





2 comentarios:

  1. Me he vuelto a pasar por esta maravilla de entrada...

    ResponderEliminar
  2. A mí me encanta que vuelvas ... siempre.

    ResponderEliminar